¿Cuándo se recomienda realizar una reducción de seno y cuáles son los riesgos?

Hay mujeres que quieren someterse a la cirugía de reducción de seno debido a numerosos factores que pueden influenciar el desarrollo y la salud de los senos. Esto incluye el proceso natural de envejecimiento, el embarazo o la lactancia materna, los cuales causan que los senos de las mujeres cambien, haciendo que ellas quieran realizarse la cirugía; mientras que para algunas mujeres, sus senos son naturalmente sobredesarrollados.

En la mayoría de los casos, la reducción de seno es la única solución realista, ya que no hay tratamientos no-quirúrgicos o ejercicios físicos que tengan un impacto significativo en el tamaño y forma de los senos.

¿Qué es la mamoplastia de reducción y cuándo se recomienda?

El procedimiento de reducción de seno es la intervención quirúrgica que se realiza con el objetivo de reducir las dimensiones de los senos. Puede ser asociada a la cirugía de levantamiento de seno, la que puede realizarse en forma separada al procedimiento de reducción de seno. La intervención involucra la remoción de exceso de grasa, piel y tejido glandular, y en la mayoría de los casos, involucra el remodelamiento del complejo areola-pezón.

La mamoplastia de reducción es realizada cuando las mujeres han alcanzado la madurez en el desarrollo de sus senos y no tienen intenciones de tener más hijos o de amamantar nuevamente. La razón de esto es que el embarazo y la lactancia materna pueden influir en el tamaño de los senos como resultados de los cambios hormonales que se producen en el cuerpo, por lo cual, tus senos probablemente cambiarán nuevamente después de que esta fase de tu vida pase. También es importante mencionar que la reducción de seno puede influir en tu habilidad de amamantar, ya que el procedimiento involucra la remoción de parte de la glándula mamaria, al igual que de tejido graso y de exceso de piel.

Los cirujanos plásticos usualmente recomiendan esperar por lo menos entre seis y diez meses después de que dejes de amamantar antes de someterte a la cirugía de reducción de seno para permitir que los senos vuelvan a su forma y tamaño normal. En casos excepcionales, la intervención puede realizarse en mujeres muy jóvenes que se enfrentan a complejos problemas de salud debido al tamaño de sus senos o que tienen problemas en seguir su vocación debido al volumen de sus senos. No es poco común que atletas profesionales o quienes están planeando convertirse en atletas profesionales se sometan a esta cirugía, incluso siendo muy jóvenes.

Mujeres que planean someterse a un procedimiento de reducción de seno deben seguir minuciosamente todas las instrucciones del doctor. El cirujano será capaz de decirte lo que tienes que evitar antes de la cirugía para asegurar un tiempo rápido de recuperación y evitar complicaciones y riesgos innecesarios. Para pacientes que fuman, deben dejar de fumar por lo menos unas semanas antes y después de la cirugía. Las pastillas anticonceptivas también deben ser descontinuadas por lo menos un mes antes de la fecha programada para la cirugía. Se recomienda evitar el uso de medicamentos antiinflamatorios por al menos dos semanas antes de la cirugía. Cualquier problema médico que puedas tener, al igual que medicamentos y suplementos naturales que puedas estar tomando deben ser discutidos de forma exhaustiva con tu cirujano plástico.

Una ecografía mamaria y una mamografía (dependiendo de la edad de la paciente) son exámenes obligatorios antes de la cirugía de reducción de seno con el objetivo de descartar otros problemas a nivel de los senos y excluir la posibilidad de cáncer de mama.

¿Por qué las mujeres quieren realizarse una reducción de seno?

La cirugía de reducción de seno se recomienda para mujeres que se enfrentan a ciertos problemas asociados con el impresionante peso de sus senos.

Tener senos grandes puede causar los siguientes problemas:

  • Modificación en la forma, volumen y aspecto de los senos
  • Incomodidad física debido a dolores de espalda, cuello, hombros, o incluso dificultad en la respiración
  • Erupciones en la piel y despigmentación en el área de la línea sub-mamaria pueden aparecer también
  • Disminución en la autoestima debido a que las mujeres tienen problemas para encontrar vestimentas apropiadas y para hacer deportes

En general, tener senos grandes causa varios impedimentos que afectan a las mujeres en su vida diaria. Lo que ocurre es que el volumen de los senos ejerce presión en la médula espinal, los hombros y el cuello, lo que dificulta la práctica deportiva, al igual que otras actividades como por ejemplo, correr. Mujeres con senos grandes saben lo difícil que es encontrar ropa que sea adecuada para ellas, especialmente cuando se trata de los sujetadores de soporte.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía de reducción de seno?

Los problemas de salud que pueden ocurrir después de la mamoplastia reductora se asocian a la habilidad del cuerpo para sanar y a su peso. Poco tiempo después de la intervención, es posible que notes deshidratación en la piel, entumecimiento del pezón y cosquilleo en el sitio de la incisión, al igual que inflamación y hematomas en los senos o un incremento en la sensibilidad en los pezones. Todos estos son efectos secundarios comunes del procedimiento de reducción de seno y en su mayoría desaparecerán por sí mismos sin la necesidad de tratamiento o de ningún tipo de intervención por parte del paciente o del cirujano plástico.

Existen otros problemas médicos más severos que pueden ocurrir después del procedimiento de reducción de seno, tales como, infección en el área del pecho, problemas de circulación sanguínea (como sangrado y hematoma), necrosis del tejido graso e incluso apertura de heridas (con una mayor incidencia de esto en pacientes obesas). Por esta razón es extremadamente importante mantener a las pacientes bajo observación por un período de unos meses después de la cirugía y examinar de cerca la evolución postoperatoria del tejido mamario.

Complicaciones debidas al riesgo de la anestesia son raras. Sin embargo, vale la pena mencionarlas porque el procedimiento de reducción de senos se realiza bajo anestesia general.

Resultados del procedimiento de reducción de senos

En casi todos los casos, los resultados después de una intervención de reducción de seno son altamente satisfactorios para la paciente. La mayoría de las pacientes lo describen como si un peso que ha sido levantado de sus hombros y que ahora pueden respirar con mayor facilidad, hacer cosas que antes eran imposibles, o por lo menos, imposibles sin una gran incomodidad.

Por el otro lado, es importante entender que el procedimiento de reducción de seno puede cambiar de forma significativa el aspecto de tu cuerpo. Te despertarás de la anestesia para encontrarte con senos más pequeños, lo que cambiará completamente la imagen de tu cuerpo. Puede tomar un tiempo acostumbrarse a la nueva forma y tamaño de los senos para algunas pacientes, especialmente si tenían senos enormes antes de la cirugía. Si has pasado toda tu vida sufriendo a causa de problemas causados por senos muy grandes, será fácil ajustarte a un estilo de vida más activo y sin dolores de espalda, cuello y hombros.

Mientras que la reducción de seno es realizada en sólo unas pocas horas e inmediatamente sentirás que el peso y volumen de tus senos desaparecen de la noche a la mañana, los resultados de la cirugía de reducción de seno sólo pueden ser evaluados de forma apropiada de seis meses hasta un año después de la cirugía. Esto se debe a que la apariencia de las cicatrices es un factor importante que puede determinar el éxito o la falta del mismo después de una intervención quirúrgica, y las cicatrices sólo se consideran completamente sanas un año después de la cirugía.

Afortunadamente para ti, la inflamación y los hematomas disminuirán al cabo de unas pocas semanas y podrás admirar tus nuevos senos y disfrutar su menor tamaño y volumen. Aún así, debes tener en cuenta que complicaciones como el retardo de la sanación de las heridas y mala cicatrización aún pueden ocurrir, por lo cual, debes respetar y seguir las instrucciones postoperatorias del cirujano plástico.

Evitando la exposición al sol de las incisiones y evitando fumar asegurará que tengas cicatrices que se vean bien y que, en la mayoría de los casos, estarán escondidas en los pliegues del cuerpo.

Conclusión

La reducción de seno se ha vuelto más y más requerida con los años a medida que las mujeres descubren que vale la pena tomar los riesgos quirúrgicos a cambio de deshacerse de las desventajas de tener senos grandes. Vivir con dolor e incomodidad cada día de tu vida no es algo que la mayoría de las mujeres acepten fácilmente.

En consecuencia, el procedimiento de reducción de senos es recomendado para mujeres que han sufrido durante toda su vida debido a dolores corporales causados por el volumen de sus senos. Si bien no se recomienda para mujeres muy jóvenes, aún pueden optar por realizarse esta cirugía si están planeando en convertirse en deportistas profesionales. El procedimiento de reducción de senos ofrece una alternativa para todas aquellas mujeres que quieran tener un estilo de vida más activo y quienes deseen deshacerse de todos los problemas de salud asociados a un gran volumen de senos.

Si bien el procedimiento involucra riesgos, al igual que cualquier otra intervención quirúrgica, las pacientes de reducción de seno sienten que los riesgos son relativamente menores. Sin embargo, un riesgo importante del cual la paciente debería estar consciente es la posibilidad de no ser capaz de amamantar después de la ciruja. Por lo tanto, madres o futuras madres, tengan esto en mente cuando decidan programar su cirugía de reducción de seno.

Deja un comentario

  • Llamar

     

    Correo

     

    Texto

     

    Messenger

     

    Whatsapp

     

    Instagram

     

    Hi there! Click one of our representatives below and we will get back to you as soon as possible.