Efectos de Fumar en Cirugía Plastica

12th Ago 2017

No hay duda que fumar es malo para tu cuerpo. Probablemente sabes que fumar aumenta tu riesgo de cáncer en diferentes órganos del cuerpo, y también causa problemas con tu sistema cardiovascular. Pues bien, ¿cuáles son los riesgos asociados a fumar en forma continua hasta el momento en que te sometes a cirugía?
1. Tu corazón recibe menos oxígeno.
2. Se forman coágulos en tus venas más fácilmente.
3. Descubrirás que es muy difícil respirar después de la cirugía.
4. Hace que las heridas sanen lentamente y además aumenta el riesgo de mala cicatrización.
5. Reduce los efectos de ciertos fármacos anestésicos durante la cirugía.

Existen diferentes componentes en los cigarros que tienen variados efectos adversos en el cuerpo. La nicotina en la sangre aumenta la tasa cardíaca y la presión sanguínea, lo que hace que tu corazón trabaje más de lo normal para entregar el oxígeno necesario. Además, el monóxido de carbono en el cigarro compite con el oxígeno, lo que hace más difícil para el cuerpo obtener el oxígeno que necesitas en diferentes órganos. Hay muchos químicos en el humo que hacen que tu sangre se torne más espesa, lo que genera coágulos sanguíneos. Además, tu sistema respiratorio tiene lo que llamamos cilios, que son pequeños pelos que mueven el mucus fuera de los pulmones; fumar impide el movimiento de los cilios, lo cual aumenta la probabilidad de que tus vías aéreas colapsen parcialmente y dificulta la respiración, a la vez que aumenta el riesgo de aspiración.

Uno de los procesos más críticos cuando se trata de cirugía cosmética es el proceso de saneamiento de heridas. Fumar hace que el saneamiento tome más tiempo. Con cirugía de senos, tienes una mayor probabilidad de problemas con la sobrevida del pezón y de la areola si son transferidos a una ubicación anatómicamente más armoniosa. Puedes tener heridas abiertas y mala cicatrización. No sólo eso, pero fumar puede interferir con la anestesia general durante la cirugía. La cirugía requiere de diferentes químicos para que quedes inconsciente. Algunos de los químicos en el humo del cigarro interfieren con la tasa cardíaca y rompen la medicación anestésica, lo que quiere decir que puedes requerir de dosis más altas.

Hay diferentes estudios que muestran que fumar aumenta la probabilidad de muerte dentro de los 30 días que siguen a la cirugía en casi un 40%. Otra estadística impactante es que los fumadores tienen mayor riesgo de sufrir de un ataque cardíaco, vale decir que tu corazón se detenga, y hay un 73% más de probabilidad de sufrir de un ataque cerebral. Estos estudios fueron realizados en pacientes que se sometían a procedimientos muy comunes como procedimientos de colon, cirugías de senos, remoción del apéndice, histerectomía, etc. Ahora, típicamente, un paciente cosmético no tiene ninguno de los problemas basales de los pacientes que se someten a estos procedimientos, pero de todas maneras, no hay duda que fumar aumentará tu tasa de complicaciones.

Se recomienda que dejes de fumar tan pronto como sepas que te vas a someter a una cirugía. Típicamente, debes dejar de fumar al menos 2 a 3 semanas antes de la cirugía para disminuir tu tasa de complicaciones en forma significativa. Fumar aumenta la inflamación, y cuando sea que tienes un aumento en la inflamación en diferentes partes del cuerpo, tendrás un aumento en las tasas de complicaciones.


Comparte este artículo:

Llamar

Correo

Texto

Charla

Whatsapp

Instagram