LA ABDOMINOPLASTIA: UNA SOLUCIÓN SIMPLE PARA UN ABDOMEN PLANO DESPUÉS DE DAR A LUZ

tummy tuck

Tener un hijo es uno de los momentos más felices de la vida de muchas mujeres. El parto puede traer alegría no sólo a la madre, sino también a la familia. Sin embargo, muchas mujeres se vuelven extremadamente sensibles cuando se trata de la apariencia de sus cuerpos después de dar a luz.

El embarazo causa que la piel del abdomen, senos, muslos, y otras zonas de un mujer se estira, lo que lleva a flacidez, estrías, y depósitos localizados de grasa. Estas imperfecciones estéticas post embarazo a menudo dejan a la madre en un estado de estrés emocional y psicológico, lo que puede reducir su autoestima y afectar sus relaciones y productividad en el trabajo y en la familia.

Para resolver estas imperfecciones en el cuerpo tras el embarazo, muchas mujeres deciden someterse a abdominoplastia, la que es una forma efectiva de enfrentar los efectos poco atractivos del embarazo y que pueden ser muy difíciles de revertir con dieta y ejercicio.

La abdominoplastia es una solución simple para un abdomen plano después del parto. Este procedimiento de cirugía plástica remueve el exceso de grasa y piel del abdomen además de reacondicionar y arreglar músculos dañados. El resultado es una silueta abdominal hermosa, más plana, y más firme.

Expectativas realistas

Cuando estés considerando una abdominoplastia, tu cirujano plástico te explicará tus opciones en detalle, para que puedas obtener un entendimiento completo de lo que el procedimiento involucra y qué debería esperar de él. Una abdominoplastia es un método efectivo de deshacerse del exceso de piel después del embarazo. La buena noticia es que el procedimiento también puede tensar los músculos dañados en tu abdomen y disminuir la aparición de marcas de estrías tras el embarazo. Es importante, sin embargo, no pensar que la abdominoplastia es un procedimiento de pérdida de peso.

Si bien la abdominoplastia forma el abdomen para darte un abdomen más delgado y plano después del parto, no eliminará las células de grasa. Si tienes peso extra, deberías primero intentar eliminar algo de grasa a través de dieta y ejercicio antes de considerar una abdominoplastia. Más aún, la abdominoplastia te puede ayudar a conseguir una apariencia más juvenil, pero no detendrá tu proceso de envejecimiento. Es posible que requieras de tratamientos de retoque en el futuro.

Más aún, no hay garantía de que obtendrás la forma que tenías antes del embarazo tras una abdominoplastia. Es importante entender que el embarazo involucra cambios extensos a tu cuerpo; una abdominoplastia puede mejorar tu figura, pero no puede revertir completamente los efectos del embarazo. Por lo tanto, deberías tener expectativas razonables sobre el procedimiento además de objetivos estéticos realistas.

Candidatura a abdominoplastia

Hay varios factores que debería tomar en cuenta antes de decidir someterte a abdominoplastia. Tu estado de salud general, tu estilo de vida, el tipo de imperfecciones estéticas, el área del cuerpo a ser tratada, y tus objetivos estéticos determinarán tu elegibilidad para el procedimiento.

Mujeres que han perdido una cantidad de peso considerable después de sus embarazos, pero que han podido eliminar los depósitos de grasa obstinada y piel caída del abdomen, pueden calificar para el procedimiento de abdominoplastia. La buena noticia es que este procedimiento es apropiado para ti si el parto fue natural o por cesárea; puede deshacerse de la piel suelta que obtuviste como consecuencia de una cesárea.

Puedes ser una buena candidata a abdominoplastia si:

• Tienes 18 años o más
• Estás en buenas condiciones de salud física y mental
• No tienes planes de tener más hijos
• No fumas, o estás preparada para dejar de fumar
• Tienes expectativas realistas del procedimiento
• No lo estás realizando por pérdida de peso
• Tienes metas realistas
• Vas a someterte al procedimiento por ti, no para complacer a alguien más

Cuando evitar una abdominoplastia

Una abdominoplastia no es un procedimiento de pérdida de peso ni una alternativa a un programa apropiado de ejercicio. El procedimiento no te ayudará a eliminar grasa corporal general, y los logros estéticos que obtengas con una abdominoplastia pueden verse negativamente afectados por cambios significativos en tu peso. Si piensas que la abdominoplastia es un procedimiento de pérdida de peso, piensa de nuevo.

Más aún, si estás planeando perder una cantidad significativa de peso en el futuro, o si esperas tener más hijos, deberías posponer la abdominoplastia, porque sólo es apropiada y efectiva cuando no tienes planes para pérdida de peso o más embarazos.

Deberías evitar una abdominoplastia si estás sufriendo de complicaciones de salud como enfermedades autoinmunes o desórdenes sanguíneos que pueden aumentar los riesgos de la cirugía. Mujeres que tienen problemas de salud que pudieses crear complicaciones con la administración y manejo de la anestesia debiesen evitar una cirugía de abdominoplastia.

Más aún, si eres fumadora y no estás lista para dejar de fumar cuatro o cinco semanas antes de la cirugía, no calificarás para el tratamiento.

Opciones de abdominoplastia

Hay dos opciones cuando se trata de un procedimiento de abdominoplastia:

Abdominoplastia completa: en la cirugía de abdominoplastia completa, tu cirujano plástico creará una incisión entre ambas caderas y luego le dará forma a la piel, tejido, y músculo según se requiera. Este tipo de abdominoplastia involucra mover tu ombligo. Una cánula será puesta bajo tu piel en el sitio quirúrgico por unos días para drenar fluidos desde el área.

Mini abdominoplastia: Si tus depósitos de grasa y flacidez de la piel están situados bajo tu ombligo, tu cirujano puede recomendar una mini abdominoplastia. El procedimiento pudiese no involucrar reconstrucción de tu ombligo. La cirugía tardará entre una y dos horas, dependiendo de la complejidad de tu caso, tus metas, y las imperfecciones de tu abdomen.

Riesgos y posibles complicaciones

Experimentarás dolor, inflamación, e incomodidad por algunos días después del procedimiento de abdominoplastia. Tu cirujano plástico puede administrar fármacos para el dolor. Deberías esperar experimentar dolor por algunas semanas o meses después de la cirugía. Otros problemas post operatorios que puedes experimentar incluyen frío, manchas, y fatiga.

Los riesgos más comunes de una cirugía de abdominoplastia son infección, hemorragia, y formación de coágulos sanguíneos. Estarás predispuesta a complicaciones si sufres de:
• Mala circulación
• Diabetes
• Enfermedad cardíaca
• Enfermedad pulmonar
• Problemas respiratorios
• Problemas hepáticos
• Desórdenes autoinmunes

Las fumadoras son más propensas a complicaciones después de una cirugía de abdominoplastia porque el cigarro interviene seriamente en el proceso de saneamiento, resultando en mayores cicatrices, y puede dejar a tu piel muerta. También es importante entender que una abdominoplastia te deja con cicatrices que pueden desvanecerse, pero que permanecerán contigo en forma permanente.

Cuidado post quirúrgico

Ya sea que te realices una abdominoplastia completa o parcial, el cuidado post quirúrgico es imperativo para la sustentabilidad del resultado del procedimiento. Cuando te despiertas de los efectos de la anestesia, verás que tu sitio quirúrgico está con puntos y vendas. El vendaje será estable y elástico para que ayude en la curación de la herida.

Después de a cirugía, deberás tener cuidado cuando de sientes o te acuestes. Puedes esperar que sientas algo de dolor e incomodidad. Por las primeras seis semanas, se te pedirá evitar actividades extenuantes. Si tienes un trabajo de escritorio, puedes retomar el trabajo en dos semanas; sin embargo, si tu trabajo involucra actividades de alta resistencia, tu cirujano puede recomendar que te tomes algunas semanas. Tu cirujano puede recetar fármacos como antibióticos; deberías tomarlos a tiempo y de acuerdo a las instrucciones de tu doctor.

Conclusión

No se puede negar que la abdominoplastia es una solución simple para obtener un abdomen plano después del parto; sin embargo, el procedimiento entrega mejores resultados cuando es realizado por un cirujano plástico experimentado, calificado, y certificado. Puedes calificar para el procedimiento de abdominoplastia si no tienes planes de tener más hijos, tienes flacidez en la piel del abdomen generada por el embarazo, y quieres deshacerte de esta flacidez. Deberías tener expectativas realistas de la cirugía y discutir todos los riesgos y complicaciones potenciales con tu cirujano en forma anticipada.

Recuerda, una abdominoplastia es un procedimiento mayor, por lo que deberías educarte sobre el procedimiento antes de tomar una decisión. Es importante evaluar tu situación y tus metas estéticas y ponderar cómo las imperfecciones estéticas están afectando tu vida. Esta cirugía debiese ser el último recurso para quienes ya han intentado con otras opciones como dieta y ejercicio. Más aún, es importante entender que una abdominoplastia no es un procedimiento de pérdida de peso. Simplemente te hace más joven al tensar los músculos abdominales y eliminar el exceso de piel.

Deja un comentario

  • Llamar

     

    Correo

     

    Texto

     

    Messenger

     

    Whatsapp

     

    Instagram

     

    Hi there! Click one of our representatives below and we will get back to you as soon as possible.