Tummy Tuck – Complicaciones Especificas

El tummy tuck es una intervención de cirugía plástica realizada con el objetivo de apretar el abdomen y hacerlo más plano. La cirugía puede ayudarle a obtener un vientre más atractivo al eliminar el exceso de flacidez de la piel y el exceso de grasa de su área abdominal, los cuales son resistentes a la dieta y el ejercicio. El procedimiento tummy tuck también se denomina abdominoplastia y también se utiliza para reparar los músculos lesionados en su pared abdominal.

Durante los primeros días después de la cirugía, es normal que los pacientes experimenten cierto grado de dolor, malestar e hinchazón. No hay necesidad de preocuparse ya que su cirujano plástico le recetará medicamentos para el dolor, así como también le dará instrucciones postoperatorias sobre cómo atender la herida quirúrgica. Algunos pacientes experimentan sensibilidad y dolor en el sitio quirúrgico durante unos días o semanas después de la intervención.

Complicaciones Potenciales del Tummy Tuck

El procedimiento de tummy tuck también tiene peligros potenciales, al igual que cualquier otra cirugía. Hay algunas complicaciones que ocurren en casos raros mientras que otras ocurren con más frecuencia. Las complicaciones potenciales después de una cirugía tummy tuck incluyen infecciones, sangrado, necrosis de piel, seroma, mala cicatrización e incluso formación de coágulos de sangre.

Las condiciones de salud como diabetes, enfermedades del corazón, problemas pulmonares y trastornos hepáticos aumentan el riesgo de desarrollar complicaciones. Esta es la razón por la cual muchos cirujanos plásticos no les recomiendan a las personas con estas condiciones someterse a cirugía para un tummy tuck u otra intervención de cirugía plástica compleja.

Una vez que se ha realizado el tummy tuck, existe la posibilidad de que la herida no se cure completamente o correctamente. Este problema puede llevar fácilmente a mala cicatrización y lesiones en la piel o pérdida de tejido de la piel. El procedimiento tummy tuck dejará cicatrices permanentes que tienden a desaparecer gradualmente, pero nunca desaparecerán completamente. Si su cirujano plástico no está satisfecho con su recuperación, podría ser necesario someterse a una cirugía adicional.

Tenga en cuenta que la decisión de someterse a un tummy tuck es algo muy personal, y nunca debe hacerlo para complacer a alguien más. Teniendo en cuenta todos los posibles riesgos y complicaciones, usted debe ser el que determine si realmente quiere pasar por la cirugía; y sólo debe considerarlo como un último recurso si usted cree que las ventajas superan las desventajas.

Aquí están las complicaciones específicas que pueden ocurrir después de un tummy tuck:

Necrosis

El tratamiento de esta condición implica la eliminación de una cantidad sustancial de piel y tejido graso de la zona abdominal. Durante la intervención quirúrgica inicial, el suministro de sangre al área puede llegar a ser débil o cortarse completamente. Esta circunstancia deja a los tejidos con poco o ningún suministro de oxígeno, lo cual eventualmente lleva a la muerte o necrosis de estos tejidos. Necrosis es el término utilizado para describir la licuefacción de la piel, tejido, grasa o músculos como resultado de lesiones corporales durante la cirugía.

El drenaje de líquidos después del tummy tuck es completamente normal y natural, pero una eliminación excesiva de líquidos puede causar más problemas de salud. Si observa que una cantidad extrema de líquido se está drenando desde el sitio de la incisión después de su intervención, contacte a su doctor inmediatamente. Sin embargo, no debe preocuparse si la cantidad de drenaje es pequeña ya que es absolutamente natural y también significa que su cuerpo ha iniciado el proceso de curación.

La necrosis es una complicación muy rara después de una abdominoplastia, pero sigue siendo peligrosa. Si usted fuma y tiene una abdominoplastia programada dentro de poco tiempo, debe saber que fumar se ha relacionado con la aparición de necrosis después de la cirugía. El fumar tiene un impacto negativo en su circulación sanguínea; por lo tanto, aumenta el riesgo de necrosis. Debe dejar de fumar durante al menos unas semanas o meses antes y después de la intervención.

Sangrado Excesivo

Una vez que el tummy tuck ha terminado, podría experimentar sangrado excesivo en el sitio quirúrgico. El sangrado puede ocasionar una acumulación de sangre debajo de la piel la cual es una complicación llamada hematoma. Además, un sangrado excesivo también puede ser la causa de la formación de un seroma y, aunque un hematoma y un seroma no son complicaciones potencialmente mortales, pueden causar cicatrices graves. Para poder tratar el sangrado excesivo y prevenir la formación de hematoma y seroma podría ser necesaria una cirugía adicional.

Infecciones

El riesgo de contraer infecciones siempre está presente después de un tummy tuck. Una pequeña cantidad de imprudencia puede llevar a infecciones en la incisión. Por lo tanto, es esencial entender que las infecciones pueden ocurrir en el sitio quirúrgico en cualquier momento durante las primeras semanas después de la cirugía y hasta que la herida esté completamente curada.

Una bacteria común que puede causar infecciones y ocasionar otros problemas de salud es la Staphylococcus aureus (estafilococo áureo). Incluso si su cirujano plástico le recetará antibióticos, tenga en cuenta que algunas bacterias son resistentes a los antibióticos.

Lavar su vientre correctamente al menos tres veces al día puede ayudarle a cuidarse de los agentes infecciosos, pero asegúrese de preguntarle a su cirujano plástico sobre esto y también podría recomendarle jabón antibacterial para lavar su área abdominal.

Embolia Pulmonar

La embolia pulmonar es otra complicación potencial rara que puede ocurrir después de la abdominoplastía, pero no debe ignorarse ya que es una condición mortal. Un “émbolo” es el término que usamos para definir cualquier cosa que entra en el torrente sanguíneo y provoca una interrupción en la circulación sanguínea normal. Después de cualquier cirugía plástica compleja, como el tummy tuck, usted estará en más riesgo de formar coágulos de sangre.

A diferencia de la embolia, el tromboembolismo es una condición que ocurre cuando un coágulo de sangre entra en el torrente sanguíneo y llega a los pulmones. Dificultad para respirar, así como también una acumulación de líquido en los pulmones puede ocurrir durante un tromboembolismo. Esta complicación puede incluso iniciar un ataque al corazón. No hay ningún aviso previo para el tromboembolismo y es una condición grave y fatal.

La formación de embolia pulmonar se ha observado dentro de las primeras tres semanas después de la intervención. Esta es una de las razones por las que los primeros días después del tummy tuck son cruciales. Asegúrese de notificarle a su cirujano plástico si le resulta difícil respirar o si se siente especialmente agotado después de la abdominoplastía.

Moverse inmediatamente después de la intervención puede disminuir el riesgo de formación de embolia pulmonar. Espere que su cirujano plástico le sugiera salir de la cama y caminar suavemente tan pronto se recupere de la anestesia para prevenir la formación de coágulos de sangre.

Seroma

El seroma es una complicación que ocurre con más frecuencia después del tummy tuck y que afortunadamente no es peligrosa. El seroma ocurre cuando hay una acumulación de líquido debajo de la piel que abarca el sitio quirúrgico. Tenga en cuenta que el seroma no ocurre inmediatamente después de la abdominoplastia ya que los líquidos pueden tomar tiempo para que se acumulen bajo la piel. Por lo tanto, los seromas pueden ser visibles en dos o tres semanas después de que la intervención se haya realizado.

Cuando una gran cantidad de tejidos se dañan o se extraen durante la intervención, existe un mayor riesgo de formación de seroma. Para evitar esto, el cirujano insertará un tubo de drenaje en el sitio quirúrgico para ayudar a eliminar los líquidos del área. El tubo de drenaje puede ser necesario durante unos días. Si el seroma se forma, tenemos muchas opciones de tratamiento disponibles para solucionarlo.

Mala Curación de la Herida

Después del tummy tuck, es posible que se produzca una mala curación de la herida. Si usted está afectado por problemas de salud como diabetes, el riesgo de una mala curación aumenta. Fumar es otro factor que contribuye a esta complicación después de la cirugía. Esta es la razón por la cual se le aconseja a los pacientes dejar de fumar durante al menos tres semanas antes y después de la intervención.

Cambio o Pérdida de la Sensibilidad de la Piel

Después de la abdominoplastia, el paciente puede experimentar un cambio en la sensibilidad de la piel alrededor del área que fue operada. Esto suele ser una complicación temporal, pero puede llegar a ser permanente en casos de daño nervioso severo. La piel que rodea el ombligo y en la parte inferior del estómago tiene más riesgo de perder la sensibilidad.

Mala Cicatrización

La cicatrización es imposible de evitar después de un tummy tuck. Hay pacientes que están genéticamente predispuestos a desarrollar cicatrices queloides, mientras que hay otros cuyas incisiones cicatrizan maravillosamente. La abdominoplastia ciertamente dejará cicatrices en el área quirúrgica y estas cicatrices pueden representar problemas para el paciente. Generalmente, las cicatrices se vuelven cada vez menos visibles con el tiempo, pero nadie puede garantizar que estará perfectamente satisfecho con la apariencia de las cicatrices después de la cirugía.

Pueden ocurrir cicatrices antiestéticas como resultado de elegir a un cirujano plástico inexperto para realizar la intervención. Para poder corregir las cicatrices desagradables, una cirugía adicional podría ser necesaria. Si desea evitar que se produzca una mala cicatrización, asegúrese de elegir cuidadosamente a su cirujano plástico.

Laxitud de la piel

Hay pacientes con piel suelta después de la abdominoplastia. La piel floja en el abdomen, flancos y lados puede tener un impacto negativo en los resultados de la intervención. Los riesgos de experimentar esta condición se incrementan cuando el paciente comienza a perder peso después de que se haya realizado la intervención.

Conclusión

Como es el caso con muchas otras intervenciones quirúrgicas, el procedimiento de abdominoplastia viene con riesgos y complicaciones. Algunos de los peligros potenciales del procedimiento sólo se producen en raras ocasiones, pero el riesgo de sufrir de ellos nunca podrá ser completamente eliminado. Las complicaciones que mencionamos incluyen necrosis, sangrado, infecciones, así como seroma, cambio y pérdida de sensibilidad de la piel y mala cicatrización.

Estas posibles complicaciones pueden ser más probable que sucedan en el caso de los pacientes que sufren de problemas de salud, lo que puede llevar al cirujano a cometer errores graves durante la cirugía. Esta es la razón por la cual es esencial mantener a su doctor informado acerca de cualquier condición de salud que podría tener antes de la cirugía. Al mismo tiempo, la elección de un cirujano plástico certificado para realizar su intervención es la mejor manera de prevenir algunas de las posibles complicaciones.

Deja un comentario

  • Llamar

     

    Correo

     

    Texto

     

    Messenger

     

    Whatsapp

     

    Instagram

     

    Hi there! Click one of our representatives below and we will get back to you as soon as possible.